Ley de control horario y registro de jornada

Responsables, obligaciones y sanciones

Desde el 12 de mayo, las empresas tienen la obligación de registrar y tener un control efectivo del número de horas que realizan sus empleados. Según el BOE, este control debe ser exacto y no puede dar lugar a interpretaciones. Las horas de entrada y salida deben ser computadas y, a ser posible, negociadas de antemano con la representación sindical. En cumplimiento de la Ley de Datos, a estas referencias, que deben seguir almacenadas cuatro años, solo podrán acceder los responsables de la empresa y el asalariado al que correspondan.

Aunque el ministerio de Trabajo ha dado un margen a las empresas que estén en proceso de instalación del sistema, si pueden demostrar que lo están negociando con la parte sindical, a partir del 12 de mayo cualquier inspector de Trabajo podrá solicitar el registro y controlar horas realizadas y tiempos de entrada y salida.

La responsabilidad de cumplir con esta normativa recae enteramente en la empresa aunque es llamativo que no se especifique el mecanismo concreto de control, en manos de la negociación entre la parte sindical y la empresa.

Si no se cumple

No disponer de este control podrá ser sancionado con multa de entre 626 y 6250 euros por empresa, que no por trabajador y, si se reincide, la cuantía aumentará sin especificar cuánto.

El tiempo que deberá computarse es el que los trabajadores destinan a sus labores habituales y no incluirán los descansos o pausas para comer, sin perjuicio de que se negocien otros beneficios con la parte sindical.

Esta ley afecta a todo tipo de trabajador, con jornadas rutinarias o con horarios irregulares. Siendo evidente la abundante diversidad de formas de empleo, empresa y contratados deberán negociar el mecanismo para reflejar las horas realizadas por quienes tengan jornadas atípicas, caso del “teletrabajo”, es decir, se pactará un mecanismo de control sobre las horas efectuadas en la jornada laboral, así como el inicio y finalización de las mismas.

Este registro obligatorio no afecta a los autónomos porque no venden su “tiempo de trabajo” sino sus “servicios”. Sin embargo, los autónomos que tengan trabajadores a su cargo sí deben llevar el mismo control de sus jornadas como si fuera el de una empresa con sus asalariados.

Más noticias

Sodena concede un préstamo a la empresa Leancleaning

La sociedad pública Sodena ha concedido recientemente a la empresa Leancleaning un préstamo participativo de 100.000 euros que le permitirá impulsar nuevos desarrollos, así como la comercialización de sus productos entre empresas profesionales del sector de la limpieza.